jueves, 3 de septiembre de 2015

DESCUBREN IMPORTANTE DIFERENCIA ENTRE EL MICROBIOMA DE LA ABEJA REINA Y LAS OBRERAS

Un investigador de la Universidad de Indiana, EE.UU., y sus colaboradores publicaron el primer análisis exhaustivo de las bacterias intestinales que se encuentran en las abejas reinas.
De acuerdo al estudio “Characterization of the honey bee microbiome throughout the queen-rearing process” -publicado en la revista Applied and Environmental Microbiology- el desarrollo del microbioma en las abejas melíferas es contrario al desarrollo del microbioma en muchos mamíferos.
“En muchos animales, la transmisión del microbioma proviene de la madre”, dijo la co-autora del estudio, Irene L.G. Newton, quien es profesora asistente de biología de la Universidad de Indiana.


“En el caso de la abeja melífera, se encontró que el microbioma en las abejas reinas no reflejaba el de las abejas obreras, ni siquiera en la descendencia de la reina o sus ayudantes. De hecho, las abejas reinas carecen de muchos de los grupos de bacterias que son considerados como el núcleo del microbioma de las obreras”, añadió.
Y es que las abejas melíferas adquieren sus bacterias intestinales tanto del entorno como de su contexto social, fenómeno conocido como “transmisión horizontal”. Así, en una colonia sana, las abejas obreras suelen adquirir sus bacterias intestinales a través de la interacción con los microbios dentro de la colmena, incluyendo la materia fecal de las abejas adultas. Mientras, el aislamiento de la reina de la suciedad y la mugre de la vida cotidiana en la colonia puede explicar la diferencia en su microbioma.
Además, y a diferencia de otras abejas, las reinas continúan consumiendo jalea real hasta su madurez, en lugar de la miel y el “pan de abeja” que es consumido por las obreras.
“De alguna manera, el desarrollo del microbioma de la abeja reina refleja el de las obreras, con las bacterias asociadas al desarrollo larval de la reina parecidas a las encontradas en las larvas de las obreras”, dijo Newton.
“Pero, en el momento en que maduran, las reinas desarrollan un microbioma distinto del resto de la colonia”, agregó.
Cabe señalar que el estudio de Newton siguió el desarrollo del microbioma de la abeja reina en cada punto del proceso de cría comercial, desde la etapa larval hasta su emergencia como adultos capaces de reproducirse. Asimismo, los científicos estudiaron la interacción de las poblaciones de obreras con las reinas en cada momento de su desarrollo, incluida la introducción de las reinas a las nuevas colonias, una práctica común en la apicultura comercial. Al final del proceso, el ADN recogido de las tripas de las abejas fueron secuenciados y analizados.
A raíz de lo anterior, el estudio sugiere que las prácticas de la apicultura moderna en la que las abejas reinas regularmente son removidas de sus colonias de origen y se introducen en nuevas colmenas, no perjudica la salud de la colonia.
“La investigación no proporciona evidencia de que los apicultores que reemplazan regularmente sus reinas provenientes de fuentes genéticas externas perjudiquen sus colonias mediante la interrupción de la micro-fauna del intestino de una colonia en particular. En muchos sentidos, estas conclusiones son muy tranquilizadoras para el sector de la apicultura y la producción comercial”, indicó.
Dato
La Apis mellifera -o abeja melífera occidental- contribuye de manera significativa a la agricultura, ayudando en la polinización de uno de cada tres alimentos a nivel mundial. La comprensión del rol de los microbios en la productividad de las abejas reinas y la salud de las colonias de abejas puede proporcionar información decisiva sobre el declive de las abejas en los últimos años, con pérdidas de colonias de hasta un 40% en invierno.

Read more at http://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=6263#6cq39KqH13iMRhRz.99

No hay comentarios:

Publicar un comentario